Game Over: Valoración del proyecto

Llegamos a la última entrada sobre el proyecto de desarrollar habilidades en la Universidad utilizando juegos.

En la última sesión echamos la vista atrás y contemplamos cómo había sido el viaje, para ser conscientes del proceso de parendizaje grupal y personal que habían vivido.

Una de las paradas fue para valorar el proceso, para ello, cumplimentarion un cuestionario anónimo. Cómo os conté en el primer post el resultado fue positivo, ya que según la percepción de las personas que participaron habían mejorado en los aspectos que nos habíamos marcado. Os comparto aquí otros resultados significativos:

Uno de los aspectos preguntados fueron sus juegos favoritos, os presento el Top 3, entre los motivos destacan la diversión y la posibilidad de trabajar las habilidades comunicativas y el trabajo en equipo. Me parece curioso que varias personas hayan destacado que eran juegos en los que habían perdido, es decir, el buen recuerdo no iba, necesariamente, asociado a la victoria.

Me parece imprescindible tener su opinión sobre la metodología, centrándome en cómo habían vivido la experiencia, si la habían percibido como útil y si la recomendarían. El resultado fue muy satisfactorio

Les pregunté también por los aspectos negativos de usar el juego en aula y escojo dos respuestas que van en la misma línea, que además yo comporta:

«El hecho de ser normalmente trabajo en equipo y haber sujetos que tienen una actitud negativa hacia la actividad, pueden verse “contagiados” de dicha actitud el resto del grupo.» 

«Es una herramienta que si no te lo tomas en serio no sirve para aprender.»  

APRENDIZAJES DEL PROYECTO

Viendo las valoraciones y el resultado podemos concluir que el resultado del proyecto ha sido muy positivo, y que el uso de los juegos de mesa para trabajar habilidades es una buena opción.

Respecto a los aspectos a mejorar, creo que un elemento clave para garantizar espacios de reflexión y aprendizaje colectivos es actuar con a las personas que «no quieren jugar». El juego es una acción libre, por tanto, dar la opción a quien ·no este jugando» de realizar una tarea sustitutoria, para así poder asegurar la secuencia juego-reflexión-aprendizaje colectiva.

Un aspecto que también modificaría ahora es dar mayor importancia a la idea global de trayecto de aprendizaje, facilitando más materiales, ya que he detectado que en la etapa universitaria hay personas que aún necesitan determinados soportes.

A nivel personal, debo decir que he disfrutado muchísimo con el proyecto, y que espero poder repetirlo en tiempos de… yo ya no se cómo llamar a la situación actual).

Para finalizar me quedo con la nube de palabras que resume su experiencia en el taller.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.